Paté con ginebra

paté con ginebra al sur gourmet

Hace pocos días encontré, dentro de un libro, un viejo papel muy liso y apretado, con unas recetas escritas a mano, con lápiz; el título subrayado de una de ellas me llamó mucho la atención: “Paté con ginebra“, ¿ginebra? No es muy frecuente la utilización de la ginebra en nuestra cocina, pate con ginebra higaditos pollo al sur gourmet paté así que me dispuse a leerla con atención:

Dos cucharadas soperas de ginebra, cinco bayas de enebro machacadas, unos higaditos de pollo (un cuarto de kilo) unos 15 gramos de mantequilla y un diente de ajo picadito. Dos cucharadas soperas de Ginebra, tres de cuajada de leche, sal y pimienta negra molida.

 

El Origen de la Ginebra

Resulta curioso saber que la ginebra empezó a producirse como medicina en la universidad holandesa de Leyden a comienzos del siglo XVI, se preparaba con un alcohol de doble destilación y bayas de enebro.
Los holandeses le dieron el nombre de jenever ─enebro─ que después pasó al español como ginebra y al inglés como geneva abreviándolo pronto a gin.
Navegantes, comerciantes y soldados que regresaban de sus campañas en Europa introdujeron la ginebra en Inglaterra dándose origen a la producción a pequeña escala en los puertos de Bristol y Londres.

¿Qué Ginebra uso?

Podéis usar cualquier ginebra que tengáis a mano, en mi caso, disponía de una botella de Ginebra Rives Especial: una ginebra excelente, muy aromática y encima es de mi tierra (El Puerto de Santa María)

Elaboración del Paté con Ginebra

El paté es muy sencillo de hacer, fundimos la mantequilla en una sartén a fuego medio y cuando desaparezca la espuma se rehoga el ajo durante un minuto aproximadamente. Añadimos los higaditos bien secos (los podemos secar con papel absorbente) y los pasamos, de dos a tres minutos, hasta que estén fritos por fuera pero rosa por dentro.paté con ginebra al sur gourmet pate el puerto de santa maria
Recogemos con una espumadera los higaditos, los escurrimos, y los trasladamos al vaso de la batidora. Los reducimos a pure fino.
Las bayas de enebro machacadas y las dos cucharadas de ginebra a la sartén, removemos para arrastrar los restos de higadito pegados. Volcamos este líquido en el pure anterior y batimos otra vez. Ahora es cuando conviene probar y salpimentar adecuadamente.
Incorporamos la cuajada y batimos de nuevo. Pasamos el paté a una cazoleta de barro pequeña ─de un cuarto de litro, más o menos─ y alisamos la superficie con la parte cóncava de una cuchara. Es necesario tener el preparado en el frigorífico durante un par de días para que madure el sabor.
Para servir resulta muy atractivo decorar el centro del recipiente con unas ramas de perejil fresco y unas bayas de enebro enteras. Al lado unas lonchas de pan tostado y algo de mantequilla.
Así, de manera sencilla, podemos sorprender a nuestros invitados con un cremoso y magnífico paté con ginebra de hígado de pollo y su principal aromatizante: el enebro.

Les gustará.

Compártelo